Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinión

El paro no se levanta: la CGT desconfía del Presidente y quiere verse cara a cara con Milei

Los líderes sindicales que se reunieron la semana pasada con Guillermo Francos y Nicolás Posse saben que cualquier negociación con la Casa Rosada puede verse frustrada luego por el Presidente. El detrás de escena del anuncio de la medida de fuerza.

Caos de Tránsito. Protestas  y marcha en el centro porteño. Camioneros, CGT y organizaciones sociales marchan a Plaza de Mayo. 22.08.2017 Foto Maxi Failla

Los dirigentes de la CGT que fueron a la Casa Rosada para su primer contacto oficial con el Gobierno lo hicieron con un tema cerrado: no darían marcha atrás con el segundo paro nacional y la marcha a Plaza de Mayo del Día del Trabajador. Pero esperaron al día siguiente para anunciarlo.

Sus interlocutores lo sabían y, por eso, no hubo ningún pedido formal. Solo hablaron de los temas conflictivos y las prioridades que planteó a sus funcionarios el presidente Javier Milei. Y, sobre todo, cómo harían para evitar una espiral ascendente de la protesta sindical. Vuelve a sobrevolar el fantasma de los 13 paros que la CGT le hizo al Gobierno radical de Raúl Alfonsín.

Milei no parece lo enojado que uno puede imaginar por la huelga del 9 de mayo. Cree que es una buena manera de conocer la temperatura social y medir fuerzas con un sindicalismo al que ubica en el centro de la casta. Confía en el importante índice de respaldo que mantiene en la sociedad.

Sin embargo, no estaría mal pegarle una hojeada a la historia de los paros para ver las bases del éxito de una protesta de esas características.

Se trata del funcionamiento del transporte. Según los dirigentes de la CGT, ya tendrían asegurada la adhesión total de los trabajadores de colectivos, trenes y subtes. Y es sabido que son fundamentales para dejar en sus casas a millones de personas, adhieran o no a la huelga.

La CGT confirmó un segundo paro para el 9 de mayo. (Foto: Prensa CGT)
La CGT confirmó un segundo paro para el 9 de mayo. (Foto: Prensa CGT)

Entre otras cosas, el paro sirve también para bajar el nivel de conflictos internos en la central obrera, producto del enfrentamiento entre moderados y combativos. Sobre todo si hay trabas en las paritarias de los gremios más poderosos y siguen los despidos en el Estado.

No solo los camioneros están en una compleja negociación con los salarios. También los metalúrgicos y otros gremios industriales.

Guillermo Francos se puso al frente de las negociaciones con la CGT y los gobernadores, en la previa al debate por la nueva Ley Ómnibus. (Foto: NA)
Guillermo Francos se puso al frente de las negociaciones con la CGT y los gobernadores, en la previa al debate por la nueva Ley Ómnibus. (Foto: NA)

Por esa razón, Hugo Moyano reemplazó a su hijo Pablo, de pésima relación con el Gobierno, y fue a la reunión del miércoles en la Rosada. Su presencia se hizo notar junto al sector de los denominados “gordos” o “históricos”, como Héctor Daer, Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez y José Luis Lingeri.

Moyano se quedó un rato más en la Casa Rosada para tratar de destrabar la paritaria de Camioneros, su principal preocupación, que sigue estancada. Para eso fue.

Otros de los enfrentados con Milei, Luis Barrionuevo, dejó todo en manos del representante de los gastronómicos en la CGT, Carlos Acuña. Aunque fijó con anticipación su posición. “No nos van a dar nada. Solo promesas. Por eso hay que ponerle fecha al paro”, sostuvo ante sus pares.

Leé también: La Pampa recurre a la Corte Suprema por los fondos previsionales y suma un nuevo conflicto con Nación

Estaban todos los que tenían que estar para hablar de la Ley de Bases, la reforma laboral, Ganancias, el futuro de las jubilaciones y el despido masivo de trabajadores contratados por el Estado.

Fueron tan directos los gremialistas en sus reclamos como el ministro del Interior, Guillermo Francos, el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y el secretario de Trabajo, Julio Cordero, en defender las órdenes de Milei.

La CGT duda que Javier Milei y Luis Caputo cumplan con los acuerdos. (Foto: Reuters/Matías Baglietto)
La CGT duda que Javier Milei y Luis Caputo cumplan con los acuerdos. (Foto: Reuters/Matías Baglietto)

El problema para los sindicalistas es el mismo que tienen los gobernadores: ¿se puede confiar en la palabra de esos funcionarios o, después, Milei y el ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, harán otra cosa y recrudecerá el conflicto con la CGT?

Es por eso que decidieron avanzar con el plan de lucha y le pusieron fecha al paro. No ven en el horizonte razón alguna para levantarlo.

Leé también: El Gobierno contrató encuestas por $32 millones para medir el rumbo de la economía y el humor social

Mientras tanto, van a monitorear cómo avanzan las negociaciones en el Congreso por la Ley de Bases. Los gremialistas tienen un contacto aceitado con los gobernadores peronistas y su respaldo al paro es vital.

Suelen decirles que el Pacto de Mayo que quiere firmar el Presidente es una trampa y que lo único que le interesa a Milei es aprobar sus leyes cuanto antes.

La CGT quiere verse cara a cara con Milei y también con Caputo. Y quiere escuchar de sus bocas hechos concretos y no promesas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO QUE TE PERDISTE

Sociedad

  Córdoba se encuentra en alerta máxima por los importantes incendios que se desataron en el sur del cerro Champaquí, en el Valle de Traslasierra. Según detallaron los bomberos, el...

Politica

En días donde las referencias futbolísticas se imponen, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, corrió el arco. A la demanda de la oposición para que el gobierno de...

Sociedad

Dos delincuentes intentaron robarle la moto a un policía cuando iba a trabajar, pero el efectivo dio la voz de alto y disparó. Uno de los ladrones...

Espectáculos

Yanina Latorre estalló de bronca al aire de LAM (América) mientras hablaba en vivo con Lola. Es que la panelista se enteró que su hija toma fernet y no dudó...