Connect with us

Hi, what are you looking for?

Chaco Prensa

Sociedad

Oro escondido bajo el agua: la leyenda de las carretas enterradas en los Esteros del Iberá

Los lugareños dicen que los carros están custodiados por yacarés. Muchos aseguran haber visto al menos los resplandores y los fuegos fatuos que indican donde estan los tesoros.

Los Esteros del Iberá son una maravilla de la naturaleza relativamente nueva para los argentinos. No por historia, porque siempre han estado allí en Corrientes. Pero sí para nuestro mapa mental de turistas locales. Hace apenas 30 años solo unos pocos iluminados los incluían en su oferta del litoral.

El entorno es embriagadoramente salvaje. Y ahí está con sus siglos de historia, con yacarés, carpinchos y jaguaretés, aunque parezca mentira recuperándose de años ininterrumpidos de agresiones humanas.

Y hay leyendas, claro, tan antiguas como estas tierras. Leyendas que cruzan al linaje de los criollos con los orígenes guaraníes de la cultura local.

Los Esteros del Iberá se encuentran en Corrientes. (Foto: Captura eltrece)
Los Esteros del Iberá se encuentran en Corrientes. (Foto: Captura eltrece)

Se dice que en los tiempos de las guerras de la independencia por estos Esteros pasó un éxodo. Pueblos enteros que escapaban de más arriba, del acoso de las tropas portuguesas que venían bajando. Esos pueblos huían con todas sus pertenencias, incluidos los tesoros de sus iglesias. Oro y plata, para ser más simples. Mucho.

Y se cuenta que en ese escape, al cruzar parte de los Esteros, dos carretas repletas de oro empantanaron y se hundieron para siempre en el lodazal. Y que ese oro quedó guardado bajo las aguas del Iberá.

Los lugareños sonríen cuando se les menciona el tema, pero nadie desconoce la historia. El oro bajo el agua no es nuevo para nadie. Muchos aseguran haberlo visto. Al menos haber visto los resplandores y los fuegos fatuos que marcan los tesoros.

Pero hay algo mucho más misterioso aún: nadie va a buscar el oro. Es más, los lugareños tienen una curiosa mezcla de temor y respeto por las aguas del Iberá. No se adentran sin motivo. Y la codicia no es motivo suficiente para quienes respetan a las poras, los espíritus que castigan a quien meta mano donde no le corresponde. Porque el oro no es para cualquiera, señor. Así me advirtieron. Y así fue. Esta es la historia.

También Te Puede Interesar

Politica

La actriz repudió que el legislador porteño chicaneara a su par por no estar en su despacho durante el partido de Argentina contra Polonia.

Mundo

El Kremlin dijo que un enfrentamiento directo entre potencias “es inadmisible”, pero advirtió sobre la participación de la OTAN en el frente ucraniano.

Deportes

Con entrada libre y gratuita, este sábado 3 y domingo 4 de diciembre en el autódromo municipal “Santiago Yaco Guarnieri”, Resistencia invita a los...

Municipio

Lo dijo Gustavo durante la entrega de 160 kits de indumentaria de trabajo para agentes de las direcciones generales de Mantenimiento y de Semovientes...