Connect with us

Hi, what are you looking for?

Chaco Prensa

Sociedad

Arquitectura hostil: cuando el diseño urbano desalienta el uso del espacio público

Asientos de puro cemento que simulan ser mullidos, apoyabrazos de materiales punzantes, falta de baños públicos y bebederos son algunas de las muestras de cómo las grandes ciudades se vuelven expulsivas, principalmente hacia personas o grupos sociales de menor poder adquisitivo.

Bancos con apoyabrazos metálicos que no permiten recostarse, materiales punzantes debajo de los puentes que impiden refugiarse de las condiciones climáticas y bolardos similares a balas de cañón que minan el espacio son algunos ejemplos de la “arquitectura hostil”, un tipo de diseño urbano cada vez más presente en las grandes ciudades de Argentina y del mundo, que especialistas consideraron como “deshumanizante” al propiciar la expulsión y segregación de determinados grupos sociales del espacio público.

Tras los pasos de ciudades de España, Reino Unido, Japón, Estados Unidos y Canadá, entre otros países, distintos lugares en la Argentina tienen cada vez más ejemplos de esta arquitectura, para algunos denominada “defensiva” y para muchos otros “hostil” o “desagradable”.

Lo cierto es que se trata de una tendencia en el diseño urbano a partir de la cual se construyen o modifican mobiliarios con el fin de desalentar su utilización “indebida”: modelos sutiles -y a veces ni un poco- de control social, que criminalizan ciertas conductas bajo la idea de la higienización, la seguridad y la modernización citadina.

Estos apoyabrazos tienen una verdadera intencin que no se pueda recostar en ellos Foto Camila Godoy

Estos apoyabrazos tienen una verdadera intención: que no se pueda recostar en ellos. (Foto: Camila Godoy)

“En verdad es una política deshumanizante y agresiva que manifiesta a través del diseño de estos materiales físicos una intolerancia a determinados grupos que demandan un lugar en el espacio público”, expresa en diálogo con Télam la arquitecta y activista por los Derechos Humanos, Ana Falú.

Muchas veces desapercibida, asegura, la arquitectura hostil está contribuyendo “a una sociedad elitista y de iguales, no en términos de derechos, sino en el sentido de que la otredad no tiene lugar”.

Esto responde a un mundo de la privatización y un individualismo galopante, donde el concepto de espacio público, que presenta cortes sociales y raciales, deja de ser colectivo y de albergar al conjunto de la sociedad”, agrega Falú.

Imposible sentarse o refugiarse en estas escaleras Foto Camila Godoy

Imposible sentarse o refugiarse en estas escaleras. (Foto: Camila Godoy)

El diseño de bancos es una de las formas más universales de aplicar la arquitectura hostil: asientos de puro cemento que simulan ser mullidos, bancos tubulares o con extrañas formas geométricas, con apoyabrazos de materiales punzantes que no sólo imposibilitan acostarse sino que también delimitan el espacio de lo individual; o la sustitución de asientos por “apoyaderos” verticales en las estaciones de subte, por sillas individuales en plazas o, directamente, su eliminación del ambiente público.

“Son diseños que no brindan el espacio público para que la ciudadanía encuentre su descanso, sino todo lo contrario, son anticonfort”, asegura la arquitecta y reflexiona sobre cómo se imposibilitó pensar en “un espacio público por fuera de la productividad y el consumo”.

“Es evidente que el objetivo principal es invisibilizar la pobreza, pero también es limitar todas las cosas que se pueden hacer, por ejemplo, en un banco: leer, tomar mate, dar de amamantar, besarse, jugar”, señala por su parte la abogada y docente, Claudia Cesaroni.

Pinches para que nadie se siente en el escaln Foto Camila Godoy

Pinches para que nadie se siente en el escalón. (Foto: Camila Godoy)

En su libro titulado “Ciudad Carcelaria”, realizado junto al periodista Matías Bustelo, la muralista Lena Casati y la fotoperiodista Claudia Conteris, se propuso denunciar el modo en el que, a través de estas modificaciones mobiliarias, se convertía lo bello y confortable en un espacio expulsivo e incómodo, adoptando “el estilo carcelario de lo gris, lo hostil y expulsivo”.

En el libro los autores advierten el creciente deseo de crear ciudades como entornos controlados -cada vez más por estos diseños y menos por personas-, bajo una impronta “punitivista y de la seguridad”.

“Una ciudad segura, en verdad, es aquella que resulta habitable para que esté llena de personas, que circulan y la cuidan”, señala la abogada y docente Claudia Cesaroni.

La arquitectura hostil cada vez se expande por más lugares del país, como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, algunas ciudades del conurbano bonaerense y las provincias de Mendoza, Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe, entre otras. Sus efectos “más agraviantes”, coinciden las entrevistadas, los padecen quienes están en situación de mayor vulnerabilidad.

“En ocasiones resignificando demandas genuinas de las personas, de que un barrio esté más lindo o más cuidado, terminan derivando en formas de limpieza social de quienes viven en situación de calle o venden de manera ambulante”, asegura por su parte Jorgelina Di Iorio, psicóloga e investigadora del Conicet y miembro de la Asamblea Popular por los derechos de las Personas en Situación de Calle.

Una extraa barra cuyo objetivo es que nadie se acueste en este banco Foto Camila Godoy

Una extraña barra cuyo objetivo es que nadie se acueste en este banco. (Foto: Camila Godoy)

Desde allí cuenta acerca de la colocación de pinches o alambres que buscan impedir que se recuesten en las rejillas de ventilación o bocas de los subtes en las épocas de bajas temperaturas, o la “sobre-iluminación” con reflectores de determinados lugares donde solían resguardarse de las situaciones de violencia a las que resultan expuestos, o sistemas de agua que estratégicamente se prenden para que nadie permanezca.

En contrapartida del diseño hostil, si bien afirma que “no hay que buscar hacer ‘amigable’ la ciudad para vivir ahí”, la psicóloga destaca la importancia de ciertos mobiliarios públicos que responden a “necesidades bien concretas de las personas en el espacio público”, como baños públicos -que “hay en cualquier ciudad del mundo”-, bebederos o puntos sanitizantes.

“Durante la pandemia se habilitaron cabinas sanitizantes móviles, por ejemplo. Me pregunto por qué no quedan estos elementos que son una respuesta para el higiene de todas las personas, no únicamente para quienes están en situación de mayor vulnerabilidad”, señala.

El lujo es vulgaridad o cmo un banco simula ser mullido Foto Camila Godoy

El lujo es vulgaridad o cómo un banco simula ser mullido… (Foto: Camila Godoy)

“El tema que se plantea es cuál es la concepción del espacio público: si se cree que tiene que privatizarse y pagar para usarlo o si debe ser un lugar compartido por el conjunto de la población y donde se puedan cruzar distintas clases sociales y etarias”, reflexiona el arquitecto y ex decano de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, Jaime Sorín.

“Parece que el espacio público es cada vez más un lugar para aislarse. Tenemos que volver a ocuparnos del concepto de la convivencia, es decir, lo público como un lugar donde la gente pueda encontrarse”, asegura a Télam.

En ese sentido, el arquitecto destaca que, frente al diseño hostil, hay que “poner en el centro la participación de la comunidad”, desandar el camino de la arquitectura hostil para releer la ciudad en clave de un espacio público como un lugar “habitable, inclusivo y bello”.

CUANDO EL ÉXITO ES MOLESTAR

El diseño hostil se expande en el mundo a un paso acelerado, en especial en aquellos lugares donde existe “una fuerte idea de una mayoría que se ve amenazada por algunos comportamientos minoritarios” frente a los cuales autoridades e instituciones utilizan este mobiliario como “agente silencioso” de control del entorno, que resultan “perfectamente exitosos” a tales fines, aunque en detrimento del confort y la accesibilidad. Así lo explicó a Télam Selena Savić, investigadora y arquitecta doctorada en la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza, autora junto Gordan Savicic del libro “Unpleasant Design” (“Diseño Desagradable”, en español).

“El diseño desagradable es un cúmulo de fenómenos urbanos en los que el control social y su diseño inherente desempeñan un papel fundamental en la forma en que percibimos y nos relacionamos con el espacio público, semipúblico y semiprivado“, señalaron en este libro, en el que analizan distintos ejemplos de diseño hostil alrededor del mundo.

Los hay con una gran diversidad de formas y efectos: bancos tubulares en la metrópolis de Tokio que, además de ser incómodos, se calientan mucho en el verano y se congelan en el invierno; columnas de piedras en punta o chorros de agua debajo de puentes en Londres; o elementos punzantes colocados sobre rejillas de ventilación en Toronto.

Asimismo, el diseño hostil abarca mucho más que la manipulación de superficies u objetos y también se manifiesta en las luces de la ciudad, según tengan determinados colores o una mayor o menor intensidad, como así también en el uso de ultrasonidos, como el “dispositivo mosquito”, que es “un zumbido de alta frecuencia (17,4KHz) diseñado para evitar que los adolescentes se reúnan en espacios de acceso público”, inventado en el sur de Gales e instalado en Francia, Países Bajos y Estados Unidos.

“No son diseños fallidos, al contrario, son perfectamente exitosos”, aseguró Savić respecto a estos sistemas y mobiliarios intencionalmente incómodos. “Sus principales víctimas son los grupos socialmente estigmatizados, como las personas sin hogar y los jóvenes adolescentes, que se dedican a actividades y comportamientos ‘anti-sociales´, es decir, que no contribuyen a la sociedad”, sostuvo.

La especialista señaló que, en los últimos años, se identifica “una oleada de diseños desagradables en países como el Reino Unido o los Países Bajos, así como en Estados Unidos” y aseguró que hay “instalaciones esporádicas de diseño desagradable en todo el planeta”.

En tanto, la instalación de diseño hostil de manera sistemática “sólo es posible en países con instituciones poderosas y un cuerpo de ciudadanos capaces de lograr acuerdos de la representación de la mayoría. Es decir, la democracia occidental”. Y continuó explicando: “Esto no quiere decir que la democracia occidental sea la causante del diseño antisocial, sino que esas ideas pueden originarse en una democracia en la que existe una fuerte idea de ´mayoría´ que se ve amenazada por algunos comportamientos minoritarios”.

Dedicada a la investigación de los modelos computacionales y las redes posthumanas en el contexto del diseño y la arquitectura, Savić explicó que hay una similitud entre el diseño desagradable y la sociedad de la información: cuando se toman analíticamente los algoritmos como instancias objetivas, ellos son “supuestamente imparciales y sin prejuicios contra ninguna persona”, y de forma análoga funciona el diseño hostil.

Para frenar y problematizar el avance de este diseño, aseguró, hay que conocer cómo funciona y cómo se implementa esta arquitectura, que funciona a base de “conceptos muy básicos y que siempre se repiten”: decodificar la hostilidad que allí se esconde y “revelar las estructuras de poder más allá de la mera vigilancia”.

También Te Puede Interesar

Sociedad

A Lionel le amputaron una pierna y la ilusión de alentar a la Selección fue el motor que lo ayudó a levantarse. Tenía que...

Espectáculos

La conductora viajó al exótico país junto a su familia para presenciar el andar de la selección argentina en el mundial de fútbol

Deportes

El elenco comandado por Tité venció por 2-0 al seleccionado europeo en su debut con dos tantos del delantero del Tottenham Hotspur. Hay preocupación...

Deportes

El marcador lo abrió Cristiano Ronaldo, de penal, a los 18 minutos del segundo tiempo, marcando un récord histórico: el de ser el primer...