Connect with us

Hi, what are you looking for?

Chaco Prensa

InfoMOTOR

Subastan un viejo Porsche 911 de Paul Walker por más de un millón de dólares

Es un Carrera RS 2.7 de 1973 que el actor compró dos años antes del accidente fatal.

Paul Walker (1973-2013) fue un verdadero fanático de los autos, más allá de su participación estelar en la saga Rápido y Furioso. Y una de sus marcas preferidas era Porsche, más precisamente el mítico deportivo 911.

Ahora se subasta el Porsche 911 Carrera RS 2.7 de 1973 que perteneció al actor norteamericano. La puja tendrá lugar en Monterey, Estados Unidos, de la mano de la compañía Mecum el próximo jueves 18 de agosto.

La estimación de la subastadora sobre el precio final del vehículo arranca en 1.000.000 dólares y termina en 1.250.000 dólares. Puede parecer mucho para un auto con 93.774 kilómetros, pero tiene una historia detrás que lo justifica.

Subastan un viejo Porsche 911 de Paul Walker por más de un millón de dólares

Más allá de que perteneció a Paul Walker, este 911 es por sí solo muy valioso y raro. Cuando salió de la línea de producción en 1973, era el auto de producción alemán más rápido del planeta. Equipado con un motor de seis cilindros y 2.7 litros, desarrollaba 210 caballos de fuerza y tenía una velocidad máxima de 239 km/h.

Inspirado en el legendario 917 con el que Porsche había conquistado Le Mans, se fabricaron únicamente 1.580 unidades de este modelo.

El 911 Carrera fue el primero de su tipo en tener un alerón en la parte delantera y otro en la trasera. Podría podía acelerar de 0 a 100 km/h en 6.3 segundos. No es rápido en comparación con la mayoría de los autos deportivos modernos, pero es más veloz, por ejemplo, que un Fiat 124 Spider 2020.

Walker lo compró en 2011. En una entrevista con Jay Leno, en el Tonight Show, contó que lo reservó sin haberlo probado o verlo en persona.

El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.
El Porsche 911 de Paul Walker. Foto: Mecum Auctions.

El legado de Paul Walker

12 de septiembre de 1973. California, Estados Unidos. Cheryl daba a luz al segundo de sus cinco hijos y lo llamaba Paul… Paul Walker. Todavía no imaginaba que ese niño recién nacido se convertiría en un ídolo popular. Mucho menos, que su vida terminaría como terminó.

Paul Walker no fue un actor más. Fue un referente para cientos de miles de fierreros a lo largo de todo el planeta, sin distinguir idiomas ni culturas. Todavía lo es. Su pasión por los autos traspasó la pantalla. Dejó un legado muy fuerte y un recuerdo que sigue vivo.

Paul Walker tenía 40 años cuando murió. (Foto: Reuters)
Paul Walker tenía 40 años cuando murió. (Foto: Reuters)

Su final, paradójicamente, llegó arriba de un vehículo deportivo. Uno como esos que manejaba en Rápido y Furioso, la saga que lo llevó al súmmum de su trayectoria. Fue el sábado 30 de noviembre de 2013, cuando se estrelló a toda velocidad a bordo de un Porsche Carrera GT. Manejaba su amigo Roger Rodas, quien también murió.

Horas antes, Walker desayunaba junto a su madre y a su única hija, Meadow. Tenía planeado comprar ese día un árbol de Navidad para decorarlo en familia, como le gustaba hacer todos los años. Era una mañana común, hasta que al actor de Rápido y Furioso le llegó un mensaje. Les dijo que debía partir y lo hizo. Fue el último instante que compartió junto a ellas.

“Estábamos teniendo esta buena conversación, y él se había olvidado de un evento que tenía. Recibió un mensaje de texto, nos dijo: ´Oh, Dios mío, tengo que estar en un lugar´ y salió”, contó Cheryl. Era un evento solidario organizado por su ONG Reach Out Worldwide para ayudar a los damnificados del tifón Haiyan en Filipinas. Walker estuvo allí, cumplió con esa tarea. Más tarde murió.

Alguna vez Vin Diesel, el actor que interpreta a Dominic Toretto, contó la charla que tuvo con Cheryl a las pocas horas de la muerte de Paul: “Me abrazó y me dijo: ‘Lo siento tanto’… Y yo le dije ‘¿Que lo siente? Usted es la madre que acaba de perder un hijo’. Y me respondió: ‘Sí, pero tú acabas de perder a tu otra mitad’”.

“Era un gran chico”, dice su hermano Cody, emocionado, en el documental que relata su vida y muerte (se llama “I Am Paul Walker”). “Le gustaba ir rápido”, agrega la hermana Ashlie. “El cine no lo capturó todo. No pudo capturarlo todo”, lamenta el director de Rápido y Furioso, Rob Cohen.

También Te Puede Interesar

Espectáculos

La influencer publicó un chat que expone la violenta reacción que tuvo el cantante cuando se enteró de que ella iba a ver a...

Espectáculos

A través de Instagram, compartió una foto del auto en cuestión. La publicación fue comentada por Agustina Cherri, exnovia del actor.

Espectáculos

La modelo confirmó la noticia a través de un posteo de Instagram. “Nuestros hijos nos unirán por siempre”, aseguró.

Deportes

El talentoso futbolista de 29 años se entrena en Vélez de lunes a viernes, solo y por la tarde. “Necesitaba irme de todo, tuve...