Connect with us

Hi, what are you looking for?

Chaco Prensa

Economia

Desde la salida de Guzmán se incrementó la demanda de cajas de seguridad para guardar dólares

Ante la incertidumbre política y económica, los dólares salen de los bancos y buscan otros destinos, entre ellos las cajas de seguridad

La salida de depósitos se inició el fin de semana después de la renuncia de Guzmán. Hasta el lunes 18 -último dato oficial disponible- se habían ido de los bancos u$s449 millones desde principios de mes. A ese monto habría que añadirle lo sucedido en los últimos días: se estima que se fueron del sistema alrededor de u$s240 millones adicionales, según informaron a iProfesional desde entidades líderes.

El destino de esos dólares que se retiran son variados, pero buena parte de ellos tienen como destino las cajas de seguridad dentro de las propias entidades, lo cual vuelve a generar una demanda adicional sobre un servicio que ya venía operando cerca del límite de su capacidad operativa.

Registramos un incremento en la demanda de cajas de seguridad“, advirtieron desde una entidad, tras la consulta de este medio.

Desde una de las empresas que brindan exclusivamente estos servicios, confirmaron la tendencia: “Venimos con un crecimiento sostenido por la incertidumbre pero tenemos un aumento ante la situación de conflictividad mayor y de incertidumbre”.

Según indicó el directivo de esta compañía, los ahorristas consultan por la disponibilidad, el precio y los distintos tamaños pra resguardar valores, principalmente dólares.

En el sector, estiman que hubo un crecimiento de la demanda de cajas de seguridad superior al 30% desde el “portazo” de Guzmán.

La demanda de cajas de seguridad se incrementó con la crisis

La odisea de los clientes

 

Para aquellas personas que buscan alquilar una caja de seguridad la cuestión no es nada fácil y ello no es nuevo, ya que se trata de una situación que se viene arrastrando desde hace años. De hecho, lo habitual es encontrar como respuesta que la “única posibilidad que se le puede ofrecer es anotarse en lista de espera“.

Pero también hay excepciones, dependiendo de la ubicación de la sucursal. Así por ejemplo, en barrios relativamente alejados del microcentro es posible encontrar lo que se está buscando, al igual que en aquellas sucursales ubicadas en el Gran Buenos Aires.

En líneas generales quienes saben del tema sostienen que el nivel de vacancia ronda el 20%, dependiendo de la ubicación. En tal sentido, varias de las entidades consultadas publican en sus páginas de internet las sucursales en las que hay disponibilidad.

Cuántos dólares entran en la caja más chica

 

Sin entrar a analizar si en la actualidad si los depósitos en dólares pueden enfrentar algún tipo de riesgos, siempre está presente en la memoria de los ahorristas lo sucedido en el pasado y si a eso se suma la nula rentabilidad que proporcionan los plazos fijos en moneda extranjera, se puede comprender la elección de las cajas de seguridad como una opción valedera.

Si bien la oferta de este servicio se concentra en gran medida en los bancos, hace ya varios años que existen compañías que se sumaron a esta actividad con servicios diferenciales en cuanto a ubicación, horarios de ingreso, etc.

En cuanto al servicio en sí, lo primero que hay que saber es que existe una amplia variedad de tamaños, que van desde aquella que mide 10 x 15 x 60 hasta la de mayor espacio o “extra grande”, que es de 30 x 60 x 60. De la comparación surge que este último es nada menos que doce veces más grande que la otra.

Volviendo a la caja de menor tamaño, en ella entran hasta 250.000 dólares, siempre que los 2.500 billetes sean de 100 dólares.

La salida de dólares de los bancos disparó la demanda de cajas de seguridad

 

Si se relaciona este volumen con los montos retirados en las últimas semanas, sería necesarias unas 1.800 cajas adicionales para poder satisfacer la demanda, lo cual, según lo informado a iProfesional, no siempre es posible.

En lo que hace a la pregunta si lo que se guarda en una caja está seguro, cabe recurrir al Código Civil y Comercial, que entró en vigencia el 1 de agosto de 2015, que reguló -por primera vez- ese servicio para dar certeza a los depositantes y a las entidades financieras.

En efecto, el Código establece cláusulas que le ponen un límite a la responsabilidad de los bancos, admitiendo que se puede acordar un tope entre éstos y los usuarios, a los efectos de reconocer una compensación ante la sustracción de todo o parte del contenido.

En general, los especialistas entienden que el banco es responsable de la caja, del contenido y del edificio frente a un robo. En tal sentido, no puede decir que es ajeno a que se haga un túnel para entrar por abajo.

Es entonces que es posible que las entidades bancarias contraten seguros hasta el tope de su responsabilidad autoestablecida en los “formularios de adhesión”, no obstante lo cual, su existencia no modifica su relación con el cliente ni la medida de su responsabilidad, sino que es un resguardo que las entidades suelen tomar para afrontar este tipo de hechos.

Así por ejemplo, en algunos casos la cobertura es de hasta u$s50.000 para los cofres más pequeños, en tanto que en algunas entidades ese monto se extiende a los u$s75.000.

s

No hay cajas de seguridad disponibles por lo que los bancos tienen “lista de espera”

¿Cuánto cuesta el alquiler de la caja de seguridad?

 

De acuerdo a los últimos datos disponibles, el valor anual de una caja de seguridad pequeña parte de los $26.000 y se puede elevar hasta los $99.000. En tanto que las cajas más grandes, dependiendo de los tamaños y las ubicaciones, pueden tener un piso de $77.000 que se eleva hasta $310.000 por año.

Si bien estos son precios “de lista”, la mayoría de los bancos ofrecen en sus paquetes de productos, en especial los de más alta gama, todo tipo de descuentos de las mismas, que según los casos pueden oscilar entre el 20% y el 35 por ciento.

El valor dependerá del tamaño y ubicación de las cajas de seguridad

 

Así por ejemplo, Banco Galicia indicó que una caja chica cuesta, en promedio, $6.500 por trimestre, mientras que una grande paga unos $28.100 para el mismo lapso. Ambos precios incluyen IVA, por lo que con dichos valores, anualmente alcanzan los $26.000 y $112.400, respectivamente.

En el caso del Macro, los encargados del sector indicaron que una caja chica cuesta casi $25.000 con pago trimestral, mientras que para una grande la comisión se eleva hasta los 78.000 pesos, por lo que en términos anuales van de los $100.000 a los 312.000 pesos.

En BBVA, en tanto, las cajas más chicas tienen valores que arrancan en los $4.200 mensuales ($50.500 por año) y una de tamaño grande puede costar $8.400, es decir, $100.800 anuales.

En cuanto al Santander, los precios van de los $44.444 anuales hasta los $77.627 anuales, aunque el débito correspondiente se puede prorratear mensual o trimestralmente.

Finalmente, en el Banco Nación el cuadro tarifario muestra un mínimo de cerca de $29.500 anuales para los cofres más pequeños hasta un máximo que ronda los 77.600 pesos.

También Te Puede Interesar

Politica

Ignacio Torres es el senador más joven de la historia y candidato puesto para pelear la gobernación de Chubut por Juntos. Cree que Larreta...

Politica

Hay proyectos presentados por todas las fuerzas y legisladores cercanos a los cleros se oponen. ¿Nueva disputa entre verdes y celestes?

Mundo

Textos violentos y convocando a una rebelión coparon Social Truth. Sentimientos de ese tipo también se extendieron a otras plataformas: solo en Twitter, los...

Espectáculos

Se consagró a mediados de los 90 con el guión que escribió junto a su amigo de la infancia Matt Damon y sostuvo una...