Connect with us

Hi, what are you looking for?

Chaco Prensa

Sociedad

No consigue trabajo por su enfermedad y canta canciones de la Mona para alimentar a sus hijos

Gabriela tiene Lupus, su esposo la abandonó y la dejó sola con sus cuatro hijos. El más chico, de cinco años, nació con un síndrome poco usual y la obligaron a elegir entre una pensión o la obra social. Ahora se las rebusca para alimentarlos.

La Mona Jiménez como faro y el cuarteto como comida, son los bastiones que utiliza Gabriela Hernández día a día para poder sacar adelante a sus cuatro hijos. Agustín, el más pequeño, tiene un síndrome poco usual y hace unas semanas se hizo viral por ser fanático del cantante cordobés. Pero detrás de la viralización hay una lucha incansable.

Gabriela vive en el barrio Nuestro Hogar II de Córdoba y hace algunos años fue diagnosticada con Lupus, una enfermedad autoinmune que afecta a los huesos y a los riñones, y que no le permitió conseguir trabajo desde ese día. Ya en aquella época se las rebuscaba para sobrevivir, pero todo dio un vuelco más difícil.

Hace cinco años nació Agus, el más chico de sus cuatro hijos, y le detectaron Síndrome de Jacobsen, una enfermedad que genera retraso psicomotor y del crecimiento, trigonocefalia y dismorfia facial. “Lo llevo conmigo porque aún es un bebé debido a su lento desarrollo. No vive y no come si no tiene a su mamá”, contó Gabriela en una entrevista a Vía País.

A las complicaciones médicas se le sumó que el padre de tres de sus cuatro hijos, Morena (12), José (9) y Agustín (5) los abandonó. Al poco tiempo, el Estado la obligó a elegir entre una pensión o la obra social de Agustín, que no le cubre el 100% de su tratamiento. “Me hicieron elegir entre una cosa o la otra y elegí mil veces la salud de mi niño”, contó.

Agustín tiene cinco años y sufre de síndrome de Jacobsen. (Foto: gentileza vía País).
Agustín tiene cinco años y sufre de síndrome de Jacobsen. (Foto: gentileza vía País).

Con esa realidad a cuestas y sin la posibilidad de conseguir un trabajo, salió a la calle a buscar cómo ganarse la vida. En la mona Jiménez encontró un refugio y en la música logró una oportunidad de comer. Con su micrófono y un pequeño parlante salió a la peatonal a cantar canciones de cuarteto.

“Canto a la gorra para poder pagar lo que Agustín necesita y también traer el pan a la casa”, aseguró en la entrevista con el medio cordobés. Gabriela aseguró que es la única mujer que hace cuarteto en el centro de Córdoba y destacó que homenajea a “La Mona y a otros artistas del género”.

En esta época comenzó una nueva complicación: el frío. Con cuatro hijos y dos muy pequeños, se le dificulta salir a la calle a trabajar. “Con estos fríos no puedo ir a cantar a la calle porque cuido mucho a mi bebé, que es el ángel de la casa”, remarcó.

Así y todo, se las ingenia para poder salir adelante, pagarle el medicamento a Agustín y darle de comer a sus hijos: “Todo lo que hago es para poder sacar adelante a mis hijos”.

También Te Puede Interesar

CORRUPCION

En un informe anterior dábamos cuenta sobre los desmanejos del depósito que está asignado al MECCyT, emplazado en Avda 9 de Julio 700 ,...

CORRUPCION

Dicen los que saben que en el cuadrilátero de la política nadie se quiere tanto como pregonan , así como tampoco nadie se detestan...

Economia

El BCRA prohíbe comprar productos en cuotas a través de las tiendas de ecommerce financiados por bancos y tarjetas. La medida entra en vigencia...

Politica

La Agencia Federal Antinarcotráfico centralizará todas las operaciones contra la venta de drogas a nivel nacional y sus efectivos tendrán una formación específica. Los...