Connect with us

Hi, what are you looking for?

Chaco Prensa

Politica

Inmunidad de rebaño: la discusión que se metió de lleno en el Gobierno sobre qué hacer con los chicos sin factores de riesgo

Hay quienes consideran que para frenar a la variante Delta se debe inmunizarlos, aunque otros plantean que la prioridad debe estar en las segundas dosis o refuerzos para los adultos mayores.

La discusión se coló el 27 de julio durante la reunión del Consejo Federal de Salud (COFESA), cuando los ministros de las 24 jurisdicciones acordaron utilizar 1.848.000 dosis de la vacuna de Moderna para vacunar a unos 924 mil adolescentes con comorbilidades. La pregunta que daba vuelta por la larga mesa rectangular era qué hacer con el resto: utilizarlas en jóvenes sin factores de riesgo o aplicarlas como posible combinación de vacunas o bien destinarse como terceras dosis ante el avance de la variante Delta del coronavirus.

La cuestión, en rigor, genera diferencias entre los infectólogos que asesoran al Gobierno y diversas miradas entre los ministros de las provincias del país. Y el debate promete volver a introducirse de lleno en la mesa una vez que la Casa Rosada sepa con exactitud cuándo comenzarán a llegar las dosis de Pfizer, laboratorio con el que tras un año de negociaciones se alcanzó un acuerdo por 20 millones de dosis que arribarán antes de que termine el 2021. Estos sueros están autorizados por la FDA para su uso pediátrico.

La controversia esconde detrás dos grandes posturas que se contraponen: los que sostienen que para lograr una verdadera inmunidad de rebaño se debe alcanzar al 90% de la sociedad, lo que obliga a vacunar a los menores de 18 años sin factores de riesgo y los que afirman que la prioridad es aplicar segundas dosis y refuerzos en personas mayores de 60 años que son quienes más padecen la enfermedad y tienen posibilidad de ser hospitalizados.

El primero en brindar una pista sobre la forma en la que podría utilizarse esta vacuna fue el jefe de Gabinete Santiago Cafiero en diálogo con Radio 10: “Las vacunas están llegando en septiembre si es que se puede firmar el marco contractual. Las vamos a utilizar como a las vacunas de Moderna, para su uso pediátrico de entre 12 y 17 con enfermedades prevalentes y luego ampliar ese abanico para que lleguen a todos los argentinos y argentinas que así lo deseen”.

Las dosis para abarcar al grupo etario que contempla a los adolescentes de entre 12 y 17 años estarían disponibles ya que el contrato con Pfizer supera ampliamente a este sector de la población. Además estará disponible el remanente de 1.652.000 dosis de Moderna que donó los Estados Unidos. Según proyecciones nacionales publicadas en el INDEC la población argentina de entre 10 y 19 años en la Argentina asciende a unas 3.659.714 personas, por lo que para inmunizar a este sector de la población se necesitarían unas 7,3 millones de dosis. Incluso a estas dos vacunas pediátricas podría sumarse la de Sinopharm, que ya se utiliza en menores de edad en China y que pronto podría enviar la documentación para su aprobación en la Argentina.

Lo cierto es que por estos días el intercambio de ideas en el Gobierno no se centra en la cantidad sino en la prioridad: para un grupo de infectólogos, toda dosis que ingrese al país deben utilizarse para completar millones de esquemas, con prioridad en los mayores de 60 años y luego en los grupos etarios que le siguen. Pero un sector del Ministerio de Salud de la Nación abona la teoría de que se debe frenar la circulación del virus cuanto antes, y son los jóvenes los que en muchos casos trasladan el COVID-19.

Incluso hay quienes sostienen que incluso antes de inmunizar a los más jóvenes sin factores de riesgo se deben aplicar esas vacunas como terceras dosis o refuerzos ante el avance de la variante Delta. En Uruguay, el Gobierno anunció la decisión de aplicar una dosis de Pfizer en quienes recibieron Sinovac y en Israel se tomó la determinación de aplicar un tercer suero en mayores de 60 años.

Un funcionario del gobierno de Axel Kicillof reconoce que la discusión crece con fuerza en el Gobierno nacional, de la Ciudad y la Provincia. “No tenemos problema en vacunar a menores, hay que ir en esa dirección, cuidar el espacio en las escuelas para mantener activas las clases presenciales, pero por otro lado si vemos que se retrasa mucho la aplicación de segundas dosis vamos a priorizar a la gente mayor. Todo dependerá del avance de la variante Delta”, indicó.

Hasta el momento la Argentina recibió 41.833.930 de dosis y restan por cumplirse buena parte de los contratos con Rusia (5 millones del componente 1 y 13.000.000 del 2) y AstraZeneca (12.358.900 millones de dosis).

A estas dosis pendientes se le suman los contratos con Pfizer por otras 20 millones de unidades; Moderna por igual número; las 5,4 millones de dosis de CanSino, unas 10 millones del laboratorio indio Bharat Biotech que produce las dosis de Covaxin y más de 7 millones de COVAX. En otras palabras el país recibirá entre lo que resta del año y los primeros seis meses del 2022 92.814.900 de vacunas, lo que le permitirá a la Casa Rosada tener muñeca para administrar terceras dosis en caso de ser necesario.

También Te Puede Interesar

Deportes

El DT Lionel Scaloni dio a conocer la lista de jugadores citados para la triple fecha de Eliminatorias sSdamericanas del mes de octubre.

Economia

El ex ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca criticó las medidas de intervención en los mercados y analizó las consecuencias de mantener las restricciones...

Politica

Así describió la actual situación epidemiológica la ministra de Salud en sintonía con el Cofesa, desde donde aseguraron que buscarán "casa por casa" para...

Deportes

Ambos equipos arriban ganadores al partido del domingo en el Monumental. Los de Gallardo pueden terminar la fecha como líderes, mientras que el equipo...

Chaco Prensa