Connect with us

Hi, what are you looking for?

Chaco Prensa

Politica

“Los periodistas que se candidatean por distintos frentes pueden dispersar el voto de la antipolítica”

Lourdes Lodi, directora del Observatorio Electoral de la Universidad Nacional de Rosario, analiza el fenómeno de outsiders en la política santafesina.

 El fenómeno de los famosos que desembarcan en la política tiene una larga tradición en Santa Fe. Desde el recientemente fallecido corredor de Fórmula 1, Carlos Reutemann, dos veces gobernador y el cómico Miguel del Sel, que quedó en las puertas de la Casa Gris en otras dos oportunidades, son los casos más conocidos y exitosos pero detrás de ellos, deportistas y mediáticos marcaron la singularidad en distintas elecciones.

 

Pero por primera vez, la excepción se convirtió en ley y quienes encabecen las principales ofertas electorales serán reconocidos periodistas que buscarán una banca en el Concejo Municipal o un lugar en el Congreso Nacional. De esta manera, el enfrentamiento entre los conductores Ciro Seisas, como el candidato de Javkin, y Lisandro Cavatorta, desde el peronismo, sumó al periodista deportivo de Canal 3, Miguel Tessandori.

 

La ex periodista Carolina Losada competirá en Juntos por el Cambio por una banca en el Senado sumándose a los ya consolidados Marcelo Lewandowski, senador provincial, Emilio Jatón, intendente de Santa Fe, Susana Rueda, concejala del Frente Progresista o Alejandro Grandinetti, secretario de Turismo de Perotti; todos ex periodistas a los que hay que agregar a Charly Cardozo y Anita Martínez del PRO y Norma López del PJ que hace tiempo son concejales y encabezarán lista por sus respectivos frentes.

 

Las propuestas se completan con el ex futbolista de Central, Hernán “Sapito” Encina, engrosando la lista de jugadores retirados de Aldo Poy y Ariel “Chancha” Cozzoni. Cocineros y veterinarios, y cumbiambas mediáticos buscan ser los nuevos emergentes, como lo fue en su momento la panelista Amalia Granata mientras que la dirigencia política se reservó los lugares de más abajo en las listas.

 

“Hay que ver hasta qué punto, la aparición de tanto outsider y periodista no van a ir en detrimento propio. Si hubiera un solo Ciro Seisas (candidato de Javkin), podría haberse proyectado como lo hizo Lewandowski -que en la elección pasada le ganó a Mónica Fein la senaduría por el Departamento Rosario- pero ahora se abre un interrogante”, analiza para LPO, Lourdes Lodi, doctora en Ciencia Política y directora del Observatorio Político Electoral de la Universidad Nacional de Rosario.

“Ese cúmulo de votos de la antipolítica, independiente o voto televisión se va a dispersar; ¿hacia dónde va a ir el voto De 12 a 14?”, se pregunta Lodi haciendo referencia a Seisas y Tessandori quienes compartieron pantalla en el programa más visto de Canal 3 y agrega que “la cantidad de periodistas puede dispersar el voto de la antipolítica. No se va a concentrar, en detrimento de la misma estrategia que han pensado varios partidos”.

 

Hay quienes afirman que el Sistema de Boleta Única facilita la aparición de los candidatos mediáticos y que se pierda la referencia partidaria, ¿qué reflexión hace al respecto?

 

Primero hay que diferenciar dentro del Sistema Electoral, al sistema de selección de candidatos por un lado y a la modalidad de votación por el otro. La crisis de los partidos excede ampliamente el sistema de votación porque en ese caso, estaríamos hablando de la crisis de los partidos santafesinos – y considero que el problema de los partidos es nacional y no efecto del sistema de boleta única.

Hay un cambio en cuanto al pensar los partidos con lógica ideológica, programática propia del bipartidismo, con un trasfondo ideológico que perdura en el tiempo. La referencia al sello con el programa o la ideología es lo que se ha desdibujado. Se acusa a la Boleta Única de los problemas propios de los partidos y en todo caso del sistema de primarias el que genera la dispersión.

 Hay que ver hasta qué punto, la aparición de tanto outsider y periodista no van a ir en detrimento propio. Ese cúmulo de votos de la antipolítica, independiente o voto televisión se va a dispersar; ¿hacia dónde va a ir el voto De 12 a 14?

Pero donde algunos ven una crisis yo veo democracia interna, competencia, ampliación de oferta, mayor participación del ciudadano en el ordenamiento de la oferta electoral. Si no tuviésemos primaria, esas 56 listas que se presentan en las PASO, las tendríamos en una elección general con el riesgo de tener gobiernos con menores índices de legitimidad.

 

Pero de esas 56 boletas, los principales competidores son figuras outsiders que tienen más posibilidades de instalarse con una boleta única que con boleta sabana:

 

Yo traje las dos boletas porque sabía que ibas a ir por ahí -y de su cartera despliega las dos formas de votación y pregunta- ¿dónde está más clara la foto del candidato, en la boleta única o en la lista sábana? Se acusa al modo de votación por la personalización de la política, pero no es así. Hay que preguntarse porque se busca a un Manes, una Granata o una Losada que competirán con la boleta tradicional.

 

Entonces, ¿cómo ayuda la pandemia a este fenómeno masivo de candidatos que son figuras reconocidas?

 

Lo más caro de una campaña electoral es la instalación de un candidato. Encima, en un contexto donde desde diciembre de 2019 hasta hoy no pudimos ver grandes eventos, ni liderazgos con referentes de la gestión o de los gabinetes haciendo política en las calles por las restricciones. ¿Qué es lo que vimos? Vimos a periodistas, ministros de Salud, funcionarios de seguridad tratando de mantener el control. Por eso ahora aparecen en las listas los Manes o Cappiello (ex ministro de Salud de Binner), o los Berni y Pullaro (ex de Seguridad de Lifschitz). Lo que pudo tener visibilidad en modo pandemia, hoy se pone en la mesa.

 

La política está proyectando sobre una lógica de audiencias tradicionales cuando estas vienen en picada, desplazadas por las redes. ¿No es un poco anacrónico?

 

Aquí hay dos cuestiones o sentimientos principales; el primero es el que vimos con el fenómeno Lewandowski, Anita Martínez o Miguel del Sel, donde operó una identificación-conocimiento-confianza: Por más que no lo conozca personalmente al candidato-figura, en el ciudadano se genera un sentimiento de ‘yo sé quién es’, hay una cercanía. Pero por el otro lado, un sector de la población se pregunta por la idoneidad y si es suficiente para ejercer ese cargo. Abrir el juego a candidaturas que vienen de otros sectores es abrirlo a una diversidad que es enriquecedora.

 

Porque además, hacer política en base solamente a los encuadramientos ideológicos es no reconocer que las personas movilizas los votos por otros factores. El Concejo de Rosario está plagado de outsiders o mejor dicho, de candidatos independientes porque el outsider es aquel que viene de afuera de la política pero trae una propuesta nueva, mientras que acá lo que sucede es que el partido termina siendo el vagón por el cual se incorporan un grupo de personalidades a espacios legislativos.

 

Los candidatos que están convocados, ¿están afiliados a ese partido que los invitó? Y ahí sucede otro efecto, en el momento en que empiezan a jugar bajo un sello, dejan el mote de independientes y el de apolítico o antipolítico y se convierten automáticamente en candidatos la duda que surge es cómo se relacionará con el frente que lo propuso:

 

¿Va a ser disciplinado, va a respetar el mandato partidario una vez que ocupe una banca o va a tener cierta autonomía a la hora de decidir qué hacer, qué votar y qué no o cómo armar sus equipos de trabajo?

Ahora, usted decía que los partidos no hay que pensarlos en clave ideológica. ¿Adónde ubica la grieta?

 

Tiene más que ver con modelos, formas de hacer y pensar la política y no tanto en una grieta de izquierdas y derechas. Tenemos saltos donde vemos que la grieta a su vez tiene sus fisuras como el de Miguel Pichetto o Cesira Arcando (la diputada de UATRE que volvió de Cambiemos al PJ).

 

Pero la diferencia no deja de ser ideológica y eso se ve muy claramente respecto a los posicionamientos en el plano internacional…

 

En la lectura macro que se hace desde afuera sí. De cómo Argentina se vincula con Brasil, Venezuela o con el conflicto en Cuba. Pero en los segundos niveles, damos cuenta que la grieta no es partidaria sino de modelos y movimientos. Porque hacia adentro de las grietas hay divisiones internas entre halcones y palomas que lo estamos divisando y que muestran alineamientos muy diversos.

 

En el caso de estas elecciones, tampoco hay que olvidar que se definen espacios y lugares legislativos que se presentan a la sociedad como si fuesen cargos uninominales donde solo se discute quién encabeza la lista. Con los periodistas nos estamos olvidando de los segundos o terceros.

 

Se ven a las elecciones de medio término como presagio de la disputa por lo ejecutivos pero recordemos que en 2017, cuando se pensaba que todo Santa Fe se pintaba de amarillo, al final Cambiemos no se quedó ni con la ciudad de Rosario ni con la provincia. Los escenario cambian, los liderazgos cambian y ya no están más los grandes electores como un Binner, un Lifschitz, o el eterno elector del peronismo como Reutemann. Hay escenarios que obligan a los propios partidos repensarse al interior y en las alianzas que se forman.

También Te Puede Interesar

Politica

Mario Quintana se ofreció como mediador con Lilita tras sus explosivas declaraciones contra el entorno del jefe de gobierno.

POLICIALES

La madre del pequeño y su actual pareja aparecen como las principales sospechosas de la muerte del nene y continúan detenidas. La familia del...

CHICA HOT

Porque los jugadores de Fútbol? Me parecen sexy y me encantan los deportistas, además son inteligentes y una furia en la cama. Estuve con...

Economia

En las últimas jornadas, el Gobierno tomó medidas para acercar posiciones. Aunque desde el equipo económico señalan que queda por acordar un punto clave

Chaco Prensa